Epilepsia y deporte

Realizar deporte para estar en forma es muy importante para las personas que sufren epilepsia ya que la inactividad, igual que la regularidad del sueño y de las comidas, podría empeorar los síntomas de la enfermedad como las crisis, generar estrés o trastornos en el estado de ánimo. La realización de deportes de equipo también favorece la integración en la sociedad y el desarrollo de habilidades sociales. 

Además, no existen restricciones establecidas para las personas con crisis controladas aunque es mejor evitar deportes que comprendan un riesgo (paracaidismo, etc.) o que tengan un alto riesgo de lesión en la cabeza.
 
Asimismo, se recomienda también seguir algunas pautas para su seguridad:
 
  • Consultar de forma individualizada con su médico la tipología de deportes que puede realizar por seguridad según la frecuencia, duración y tipología de crisis que sufre el paciente.
  • Hacer deporte en los momentos más frescos del día o hidratarse bien en horas calurosas para evitar deshidratarse pues esta situación puede desencadenar una crisis.
  • Consultar un médico si el paciente se siente mal después de hacer ejercicio aunque rara vez el deporte desencadena una crisis.
  • Incluso para pacientes con alta frecuencia de crisis, sólo el hecho de caminar, hacer algunos estiramientos o actividades sencillas ya puede ser un logro. Si no tiene un espacio seguro para realizar estas actividades al menos dos veces por semana, pídale a un amigo o familiar que le acompañe.
Algunos deportes recomendados podrían ser la danza, el tenis, paddel, correr, juegos de equipo, ping pong, etc. Aún así, consulte a su médico previamente. En caso de realizar ciclismo o equitación es importante utilizar los protectores adecuados.
 
Haz una donación para la Asociación de la Epilepsia Española Conoce a nuestros grupos de apoyo para enfermos y familiares